martes, 4 de diciembre de 2012

LOS PESCADORES DE HOMBRES NECESITAN LA PRESENCIA DIVINA


"Cuando terminó de hablar, dijo a Simón: Boga mar adentro, y echad vuestras redes para pescar. . . Y habiéndolo hecho, encerraron gran cantidad de peces, y su red se rompía. "(S. Lucas 5: 4, 6). Todos los que siguen a Jesús con fe viva y concentrados en glorificarlo verán la salvación de Dios tan ciertamente como estos pescadores desanimados y abatidos vieron llenarse sus botes con la pesca milagrosa. Tuvieron éxito en sus esfuerzos porque Cristo estaba en la barca. La presencia de Cristo en el corazón es igualmente necesaria en la obra de ganar almas. Para salvar a la humanidad, Cristo, la majestad del cielo, el Rey de gloria, puso a un lado su corona real y manto regio, vistió su divinidad con humanidad, y vino a esta tierra como nuestro Redentor. Durante treinta y tres años vivió la vida de un hombre entre los hombres, afrontando las tentaciones nuestras, y venciendo por medio de la fuerza impartida desde arriba. Su divinidad no se manifestó en despliegue de pompa o de poder reales. Pudo haberse rodeado de legiones de ángeles celestiales, induciendo a todos a creer en El; pero esto no: hubiera estado de acuerdo con el propósito de Dios. Cristo vino para ponerse a la cabeza de la humanidad y para demostrar que por medio del poder del Espíritu Santo es posible que el hombre resista las tentaciones de Satanás. Con su largo brazo humano el Salvador rodeó a la humanidad, mientras que con su brazo divino se aferraba al trono del Infinito. . . Podemos empeñarnos en afrontar las tentaciones del enemigo con nuestras propias fuerzas y hacer lo mejor que podemos para vencer; pero encontraremos desilusión tras desilusión. En esta condición encontró Jesús a sus discípulos después de una noche entera de infructuoso trabajo. Estaban fastidiados y perplejos. Ordenándoles bogar "mar adentro", Cristo; dijo: "Echad vuestras redes para pescar." Largas horas habían trabajado esa noche los pescadores; a menudo se habían chasqueado al recoger la red vacía cada vez. Cuando la Presencia divina estuvo con ellos, y ellos, a su pedido, echaron una vez más la red al mar, ¡qué abundancia de peces recogieron! No estaban preparados para una para una redada tan grande. . . El ver esta maravilla barrió la incredulidad de los pescadores galileos, y quedaron listos para responder a la invitación que Cristo les hizo de seguirlo y aprender a ser pescadores de hombres. . . No importa por cuánto tiempo ni cuán fielmente trabajemos, con nuestras fuerzas humanas no podemos esperar resultados verdaderos; pero tan pronto como demos la bienvenida a Cristo en nuestros corazones, El operará con nosotros y a través de nosotros la salvación de las almas. - Manuscrito 67 , de 1903
Publicar un comentario

PUBLICACIONES POPULARES

TRADUCTOR DE IDIOMAS